«La cultura es la buena educación del entendimiento», Jacinto Benavente

Albert Pla viaja al centro de sus temores

Albert Pla en uno de los impactantes escenarios virtuales de su espectáculo músico-teatral Miedo.



Carlos Arévalo

Dijo el emprendedor Lucas Jonkman: «Lucha contra tus miedos y estarás en una batalla por siempre. Enfréntalos y serás libre toda la vida». El cantautor Albert Pla (Sabadell, 1966) le planta cara a todo aquello que le atormenta desde niño en su nuevo espectáculo Miedo estrenado en Buenos Aires y que ahora ha recalado en el teatro Nuevo Apolo de Madrid. Se trata de una impactante apuesta audiovisual digna de la mejor producción cinematográfica. En ella, el artista catalán se ha rodeado de un equipo de excelentes profesionales del diseño y las nuevas tecnologías para recrear una explosiva inmersión en los temores humanos más comunes como la muerte, la enfermedad o nuestros propios fantasmas.

Casi sin moverse del mismo punto del escenario, Pla se introduce junto al espectador en la película de la infancia y la memoria, viajando al interior de su mente y conociendo a esas criaturas amenazantes incluidas niñas muertas inventadas por el mejor Stephen King, sus propios padres, el Rey emérito o el Che Guevara. Como abducido por un paciente modelo del mismísimo Freud, regresa a su niñez mientras confiesa temer absolutamente a todo, logrando así la complicidad del público en los siniestros pensamientos que le aterran. 

Miedo tiene como banda sonora el lirismo irreverente de este siempre políticamente incorrecto agitador social. Introduciéndose en calaveras propias del manierismo de Arcimboldo, el autor desgaja su universo onírico escrito en su poesía desgarradora, cómica y escatológica. Como melodía, sus nanas naïf que se tornan angustiosas y a ratos fúnebres logrando epatar en todo momento. Se trata de un show rebosante de creatividad, original donde los haya, que reconvierte el teatro en una sala de cine fantástico y consigue un resultado único, nunca visto en España.

Como en el capricho de Goya, los monstruos producidos por el sueño de la razón cobran vida y persiguen al durmiente, que empuja al espectador a entrar y salir a su antojo de su recorrido alucinógeno de luces y sombras para hacer tangible algo tan etéreo como son nuestros pánicos. Miedo es locura y noche, éxtasis y vacío pero ante todo es humor negro y provocación. Albert Pla proyecta su voz más diabólica y, vestido con su disfraz más escalofriante, trata de despertarnos de un bocinazo en la oreja mientras dormimos para partirse de risa viendo cómo se nos sale el corazón por la boca.


Dónde y cuándo:

Miedo de Albert Pla se puede ver en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid (Plaza de Tirso de Molina, 1) hasta el 6 de mayo. Entradas a la venta desde 18 euros.