«La cultura es la buena educación del entendimiento», Jacinto Benavente

Miguel Tena: «Desde que mi padre falta, siento que me valoran más porque les recuerdo a él»

Miguel Tena junto a su banda durante el concierto que ofrecieron en la sala Jazzville de Madrid, el primero de la gira.










Texto y fotos: Carlos Arévalo

Miguel Tena (Madrid, 1976) es un cantante desgarbado y tierno, un tipo tranquilo que habla deprisa pero que transita despacio por las carreteras de la vida. No quiere ser un conductor suicida como su padre, Don Manolo Tena al que admira poderosamente y del que ha aprendido a hablar con naturalidad, controlando la emoción y la lágrima. De él ha heredado un porcentaje muy alto de esa voz quebrada y tan personal que vendió cifras escandalosas con su poesía insomne de desamor y anhelos. Como hijo de artista, le ha tocado vivir a la sombra de su progenitor, del que precisamente la semana pasada se cumplieron dos años de su partida. Ahora dice que crítica y público empiezan a valorar más su música porque les recuerda a la del desaparecido cantautor.


El jueves presentó en primicia y en directo junto a su banda (Ale al bajo, Guille a la batería, Carlos a la guitarra y el recién incorporado Dani, al piano) su nuevo disco titulado simplemente Tena en la sala Jazzville de Madrid. Se trata de un EP de cinco canciones: No mires atrás, Volver a empezar, Magia negra, Al final del boulevard y Mi otra mitad. Con este álbum fuertemente marcado por el rock urbano nacional y latinoamericano comienza una gira en formato pequeño por toda España. Además de los temas nuevos recordó sus anteriores grabaciones como Me siento volar o Te llevaré el desayuno a la cama y rindió un cálido homenaje a su padre interpretando cuatro éxitos de su repertorio: Frío, Marilyn Monroe, Quiero beber y no olvidar y Desnudo bajo las lluvias. Antes del concierto pudimos hablar con él.

Es inevitable que todo el mundo te diga que tienes una voz muy similar a la de tu padre…

«¡Es que el hijo del tigre nace rayado! La verdad es que es una voz que se distingue muy fácilmente y además en casa mi hermano y mi tío también la tienen. Cuando llaman por teléfono nos confunden».

Le dedicas una canción a tu padre en este disco, ¿cuál es?

«Volver a empezar, es una canción escrita al alimón con mi hermano Borja que también canta y anda preparando proyectos musicales».

En directo no siempre haces las mismas versiones del repertorio paterno pero ¿cuál no falla?

«Frío es la que siempre hacemos porque la he cantado con mi padre muchas veces en los bares y además es mi favorita porque es con la que más me acuerdo de él. La oí siendo niño por primera vez cuando sólo era una maqueta y, según han pasado los años, he ido viendo las distintas lecturas que tiene».
Tena en vivo el pasado jueves en Madrid.
Cuando te empezaste a dedicar a la música, ¿te apoyó tu padre plenamente?

«Sí pero cuando le dije que iba a dejar la universidad por la música me advirtió de la dificultad de este mundo y me pidió que primero estudiara una carrera y luego hiciera lo que quisiera».

¿Y le hiciste caso?

«¡Claro! ¿Cómo no le vas a hacer caso a un tío que es el más rockero del mundo y te dice eso? Tiene toda la lógica. En casa nunca pude rebelarme en nada porque mi padre era muchísimo más rebelde que yo. Comparado con los artistas de los ochenta yo he sido un niño de pecho por muy contestatario que pudiera ser cuando era más jovencito».

Artísticamente te llamaste Miguel Draco Tena y desde hace un tiempo te presentas simplemente como Tena. ¿Por qué te quitaste lo de Draco?

«Por lo mismo que me lo puse. Cuando decidí adoptar Draco como nombre artístico lo hice por diferenciarme de mi padre y, ahora que no está, me llamo solamente Tena como homenaje».

Te escucho decir que el rock urbano es el que te influye y te ha marcado para hacer este disco ¿Qué cantantes te inspiran?

«A nivel de letras sobre todo Antonio Vega, El último de la fila… También por mi padre, Joaquín Sabina o Antonio Flores. Son gente con la que siempre me he sentido más identificado».

¿Te habría gustado ser cantante en los ochenta?

«No te creas, yo he vivido mi época y pienso que cada cosa tiene su momento. Aquel tiempo tuvo sus cosas buenas y malas. No creo que fuera una época dorada porque también lo pasaron mal y cuando hacían giras por los pueblos, además de tocar sus canciones, entre medias tenían que tocar un pasodoble».
Tena en un momento de la presentación en directo de su nuevo álbum en la que rindió homenaje a su padre, Manolo Tena.


¿Con qué artista español actual te gustaría hacer un dueto y con quién de fuera?

«Siempre miro a Los Secretos y a esta gente pero también a cantantes nuevos como Luis Brea que me llaman mucho la atención. Y de fuera pues no tengo a ninguno en especial, quizá Bunbury».

Pero Bunbury es «de dentro», no de fuera

«Ya pero cuando pienso en él lo veo, quizá por el tiempo que lleva viviendo fuera, más como un californiano o un artista de Sudamérica, que de aquí».

¿Estás en contacto con la generación musical de tu padre?

«Sí, claro. Es una generación que sigue ahí y muchos de ellos son ahora los que ocupan los puestos de responsabilidad en el mundo de la música, como directivos de discográficas…y para cualquier cosa tienes que hablar con ellos».

¿Y te has sentido respaldado por esta gente y por tu apellido?

«Pues mira, me siento más valorado ahora que falta mi padre porque la gente lo echa de menos y, en el recuerdo, que tanto mi hermano como yo nos parezcamos mucho en la voz, emociona más. Antes era el hijo de un músico más pero ahora su legado se vive muy intensamente y se olvidan los años en que no se acordaron tanto de él. Ahora se valora toda su carrera, lo que hizo para otros, etcétera».

¿Podría en un futuro haber un espectáculo musical como tributo a Manolo Tena cantado por tu hermano y por ti?

«A veces lo pienso. Sería genial llevar sus canciones al flamenco por ejemplo y hacer un musical que se llamara Pasión gitana y sangre española o un musical sobre su vida que también tenía lo suyo».

Videoclip de Tena de la canción No mires atrás, incluida en su nuevo álbum Tena: