«La cultura es la buena educación del entendimiento», Jacinto Benavente

Teresa Herrera, la santa coruñesa olvidada

Carlos Arévalo
Todos los aficionados al fútbol, principalmente los forofos del Deportivo de La Coruña, conocen el popular torneo que se celebra anualmente desde 1946 en la citada ciudad bajo el nombre de Trofeo Teresa Herrera. Dicho evento futbolístico surgió gracias a una iniciativa de la Junta Local de Beneficencia que, pensando en los más desfavorecidos y en una época difícil como fueron aquellos años de posguerra, logró a través de la solidaridad social, un pequeño alivio económico para ellos. Así, durante las primeras ediciones de este torneo, la recaudación de las entradas se destinó a obras caritativas. La copa, que actualmente representa a la histórica Torre de Hércules, se bautizó con el nombre de Teresa Herrera en memoria de la coruñesa que fundó el primer Hospital de Caridad y a la vez única institución benéfica del siglo XVIII en esta ciudad.

Entrega al prójimo
Según la documentación histórica y las crónicas archivadas de la época, Teresa Margarita Herrera y Pedrosa nació en La Coruña el 10 de noviembre de 1712 y falleció en la misma ciudad el 22 de octubre de 1791. Este gran personaje, lamentablemente desconocido para el público en general,  vivió, según el historiador H. José Pena, en la céntrica calle de Cordonería y en la plaza Pintor Álvarez de Sotomayor  y dedicó su existencia a los demás a pesar de la complicada vida que tuvo.
Cuando era apenas una niña, su madre se quedó viuda y con diez hijos, siete de los cuales morirían jóvenes por diversas enfermedades. Siendo Teresa una adolescente, también perdió a su progenitora por lo que se tuvo que hacer cargo de su familia. De las hermanas que sobrevivieron, una de ellas además padecía una deficiencia mental. Llevaba a cabo la dura tarea de cuidarlas simultaneándola con la de ayudar a indigentes y enfermos. A ellos, a los más desfavorecidos, se entregó el resto de su vida convirtiéndose en la gran benefactora de los pobres.
Iglesia de San Nicolás adonde acudía a rezar Teresa.
La llamaban bruja
Para afianzar la enorme devoción católica y la fe ciega en Dios que tenía, Teresa Herrera recorría de rodillas la considerable distancia que separaba su domicilio de la iglesia de San Nicolás, donde acudía a rezar a diario y donde está enterrada. Las supersticiones populares muy extendidas en aquellos años entre sus paisanos, hicieron que pronto la apodaran como «Teresa dos demos», que en gallego significa «Teresa de los demonios», porque pensaban que estaba embrujada. El historiador Narciso Correal y Freire de Andrade explica en sus investigaciones el porqué de este mote: 
«(…) si la leyenda popular conservaba algún borroso recuerdo de la bienhechora de la ciudad, era llamándola la mujer dos demos por el hecho de que tan buena cristiana, siendo ya ancianita, con penitencia ejemplar, recorría de rodillas el trayecto que mediaba de su casa a la iglesia en que practicaba sus devociones, y el vulgo necio no comprendía que tal hiciera no siendo para librarse de los diablos que tenía en el cuerpo».

Todo corazón
Según asegura en sus escritos el citado investigador, «Teresa Herrera acogía en su propia casa algunas pobres mujeres enfermas, sin medios para curarse ni para sostenerse, a las cuales, con su corta renta y la limosna que obtenía de los fieles, les ponía sus camas y alimentaba de lo más preciso, convirtiendo su modesta morada en lo que el pueblo denominó con el santo nombre de Hospitalillo de Dios».
En el año 1789, decidió donar todos sus bienes, varias propiedades que procedían de la herencia de su madre, a la congregación de la Virgen de los Dolores de la que era cofrade, para que llevase a cabo su deseado objetivo de fundar un Hospital de Caridad en La Coruña. Dos años más tarde, ella misma pondría la primera piedra de dicho centro, finalmente inaugurado en 1794 aunque no lograría verlo construido pues la buena de Teresa falleció en 1791, a punto de cumplir los 89 años de edad.
Vista general del actual Hospital Materno Infantil Teresa Herrera en La Coruña.

Un nombre emblemático
La historia de Teresa Herrera es la de una mujer valiente que, a pesar de haber vivido en una época realmente dura para combatir las desigualdades sociales, siendo una mujer sola, con unas condiciones económicas precarias y una familia desfavorecida a su cargo, fue capaz de dedicar todas sus energías a ayudar a ancianos, enfermos y gente necesitada.
Aquel Hospital de Caridad funcionó como tal en su edificio primitivo hasta el año 1950, en que el Ayuntamiento de La Coruña lo trasladó al antiguo Hospital Labaca, hoy reconvertido en Centro Oncológico. Además, el Hospital Materno Infantil, núcleo principal de la atención especializada en Pediatría y Ginecología de La Coruña, lleva con orgullo el nombre de Teresa Herrera en homenaje a su ejemplar ciudadana cuyas muestras de filantropía fueron épicas.
Más de tres siglos después de su nacimiento, Teresa Herrera es toda una institución en la ciudad y su nombre sigue ligado además de al citado hospital y al torneo de fútbol, a un trofeo de remo, a otro de padel o a una calle. A pesar de la celebración de estos eventos en su memoria, descubrir la vida y obra de esta santa olvidada, continúa siendo una asignatura pendiente para muchos.
«Si son cortos mis bienes, es infinita la bondad de Dios para atraer las limosnas de los fieles a esta obra de humanidad, la más consoladora y meritoria que puede practicarse en este mundo», Teresa Herrera